BODA EN L'AVELLANA MAS D'EN CABRÉ / ANNA + TOM

20:09

La boda de Anna y Tom fue una boda internacional, con un novio británico e inspiración viajera. Cuando vi a esta pareja noté esa sensación de entendimiento entre dos con solo mirarse, aquello de que se puede sonreír con los ojos. Anna y Tom, además, ya son papás de un precioso niño llamado Felix. 


La decoración de la boda no dejaba indiferente a nadie: L'Avellana Mas d'en Cabré fue el lugar donde se celebró y además ellos mismos se encargaron del diseño de esta preciosa boda, además, para la decoración floral y la creación de ese precioso ramo se contó con 5 floristería mood shop. ¡Una maravilla de combinación!
La temática general de la boda fueron los viajes y los colores dominantes amarillo, azul, turquesa y verde.





Tanto Katinka de l'Avellana como yo nos quedamos enamoradas del anillo que Tom le regaló a Anna para pedirle matrimonio: una preciosidad verde que merecía su propia foto.





Las chicas de CC Stetic maquillaron y peinaron a Anna.
Pétalos preparados en conos de mapas, bebida lista para recibir a los invitados... Ya solo nos faltaba esperar un poco más a que la novia estuviese lista para salir.











¡Ahí está Felix! ¿Verdad que es una monada?







Algunos de los invitados dedicaron unas palabras a los novios, eso sí, después de ser presentados al resto de invitados. Anna se encargó de dar pequeñas explicaciones durante la ceremonia, para que todos los invitados supiesen quién era quién. ¡Me pareció un gesto muy bonito y cercano por parte de la novia!









Momento de felicidad máxima cuando los novios gritan: "We're married!!!"








Después de la ceremonia era el momento de disfrutar del aperitivo. Moon Catering se encargó de la comida de esta boda, mientras los invitados disfrutaban de la comida -el jamón, gran protagonista- también pudieron escribir dedicatorias a la pareja gracias aun escritorio que les prepararon en L'Avellana. Escoger una postal de algún lugar especial, escribir detrás una dedicatoria, y enviarla a través del buzón.











Mientras tanto, las mesas para la cena ya estaban preparadas en otra zona del lugar. Sillas de colores, flores por todas partes, mapas y lugares distintos para diferenciar las mesas... ¡Comer en un entorno así sienta el doble de bien!











El toque final lo daban los recordatorios comestibles -¿Soy la única a la que le encanta esto?- y el photocall inspirado en los viajes... Bola del mundo, maletas y una pizarra para ayudar a que todos los invitados de la boda se comuniquen entre sí. De la música se encargó Disco Movil Tarragona. ¡No faltaba nada!












También te puede gustar

1 comentarios

  1. Que boda tan bonita y como siempre, las fotos son una preciosidad.

    ResponderEliminar

¡No te olvides de comentar!

RECOMENDADO POR